Muguruza 7-5 6-4 Bacsinzscky: primer título grande para Garbiñe y a pensar en Singapur

   

  

El domingo por la mañana vivimos un día histórico para el tenis femenino español, el comienzo de una era, la era de Garbiñe Muguruza. La caraqueña se enfrentaba a su primera final de un Premier Mandatori (los torneos más importantes de la WTA y sólo superado por los Grand Slams). La rival en este gran día era la suiza Timea Bacsinszky

que venía jugando un gran tenis y de derrotar a la otra española (Carla Suarez) en cuartos. No fue un partido fácil el planteado por la helvética, un partido de idas y venidas en la que la española se impuso tras mucha lucha en dos sets.

   
Garbiñe empezó fuerte rompiéndole el saque a Timea y con buenas sensaciones. Pero todo esto cambió en tan solo 5-10 minutos, cuando de repente la hispano-venezolana se atascó con su saque y entró en una mala dinámica que la llevaron a perder tres servicios consecutivos y verse al borde de perder el primer set cuando perdía por 5-2. Pero entonces, la entonces número 5 (ahora ya 4 a un solo punto de Sharapova) de la WTA reaccionó con rabia hasta llegar a empatar a 5 infrigiéndole dos roturas seguidas a la número 12 del mundo. Pero no se conformó con empatar, “Garbi” no quería desaprovechar el torrente de juego que estaba desplegando y siguió presionando a la suiza hasta conseguir su cuarto “break” y así cerrar el parcial con 5 juegos seguidos.

Igual que en el primer set, la española comenzó un tanto despistada fruto posiblemente de la relajación posterior a ganar esa primera manga.  Otra vez tuvo que empezar con el marcador en contra, su primer juego al saque lo perdió y se puso la suiza con 0-2 a favor. Pero Muguruza no se vino abajo y a la primera oportunidad que tuvo, le rompió el saque a la de Lauxane, que vio como la igualaba cinco minutos después, para empezar un nuevo partido desde el 2-2. Este “nuevo” set fue muy apretado, con las dos tenistas muy firmes al saque, algo que había penalizado mucho a Muguruza en el primer set y que ahora la estaba ayudando a dominar el partido con solvencia y muchos primeros saques. 

     
La suiza tampoco se quiso quedar atrás y se puso el mono de trabajo al saque para resistir en la final. Pero un gran momento de inspiración de la hispano venezolana mezclado con los nervios de Bacsinszky, la llevaron a colocarse con 5-4 a favor y sacando para el set tras un juego para olvidar de Timea. Y en ese momento donde pudo haber dudado y jugar más conservador, la número 4 del mundo tiró de potencia de saque y de su poderoso y temible revés, para cerrar el encuentro y el torneo con una victoria por 7-5 6-4 en una hora y media de juego.

Redactado por Inocencio Meléndez | @CMFoficial