Carrera GP de Malasia: De héroe a villano, de ídolo a enemigo

 

Hoy ya nada importa, todo pasa a un segundo plano, cualquier tipo de acontecimiento adquiere una relevancia inferior, y todo se centra en un único hecho. No es para menos. Puede que estemos ante uno de los mayores acontecimientos de la historia de Moto GP. Al igual que el día en el que España se proclamó campeona del mundo de fútbol, o el día del fallecimiento del Caudillo, todo queda apartado y los focos se centran en algo impactante, fascinante. Para muchos, hoy es un día triste, y puede que un día en el que el motociclismo, tal y como lo conocen, deje de tener sentido en sus vidas. Hoy se cae un mito de este deporte, probablemente el más grande de la historia en su especialidad, un hombre que nos ha hecho disfrutar y sufrir con el motociclicmo, y un hombre que, como ha demostrado, es capaz de todo. Sin más dilación, me dispongo a narrar unos hechos que quedarán grabados en la memoria de cualquier aficionado a esta disciplina.

Imagen: elconfidencial.com
Imagen: elconfidencial.com

 

El campeonato del mundo llegaba al circuito de Sepang, penúltima carrera, con Valentino Rossi aventajando en 11 puntos a Jorge Lorenzo, su compañero de equipo. Entre ellos se iban a disputar el mundial, y la clasificación del sábado decretó que el italiano y el español saldrían en tercera y cuarta posición, respectivamente, por detrás de Pedrosa y Marc Márquez. Precisamente, fue con Marc con quien Valentino ya tuvo sus problemas en los entrenamientos, llegando a declarar su descontento en rueda de prensa y pidiéndole al de Honda que “hiciera su carrera”.

No obstante, éste hizo caso omiso de las declaraciones del 46. Nada más comenzar la carrera, ya se configuraron las primeras posiciones, con Dani Pedrosa a la cabeza, Jorge en el segundo puesto, y con Marc y Valentino en una lucha encarnizada por el tercer puesto. En este duelo saltaron chispas de todos los colores, con más de 15 adelantamientos en pocas vueltas, y con una gran agresividad por parte del de Cervera. Fue entonces cuando se produjo, cuando todos los espectadores se quedaron enmudecidos ante lo que sus ojos vieron en aquella fatídica curva 14. Nada más comenzar a trazar la cuerva, Valentino se abrió bastante más de lo normal, lo que provocó que Marc también se abriera y se pegara mucho al italiano. En ese momento, con ambos pilotos prácticamente tocándose, y después de que el de Yamaha mirara tres veces atrás, éste suelta su pierna izquierda al aire, desplazando así la moto de Márquez y provocando su caída al suelo. Algo inédito, espectacular, sencillamente increíble, y algo que obligó a abandonar al de Honda y permitió a Valentino seguir en pista y rodar ya tercero en solitario

Imagen: motorpasionmoto.com

 

A partir de ahí ya todo daba igual. A nadie le importaba que Dani Pedrosa hiciera un carreron de principio a fin y se llevara una inesperada victoria. Nadie se preocupaba de que Jorge había terminado en segunda posición y se colocaba a 7 puntos de Rossi, que fue tercero. Ni el podium, ni la clasificación mundial, ni el resto de pilotos… nada  importaba. Lo único en lo que se centraban los focos era en la acción de Rossi y lo que le iba a costar. Así, después de salir al podium junto con Lorenzo y Pedrosa, el italiano fue informado de que había sido sancionado con tres puntos del carnet y que tendría que salir en último lugar en el Gran Premio de Valencia.

Imagen: hispantv.ir

 

Como decimos. ni la victoria de Zarco, ya campeón del mundo, en Moto2, ni la no consecución de Dani Kent del título de Moto3, que tendrá que esperar a la última carrera, llamaron la mitad de la atención que lo hizo el acontecimiento del año. Ni siquiera el que, a falta de una carrera la distancia entre las dos Yamaha es de solo 7 puntos a favor del 46, un 46 que se verá obligado a salir en último lugar. Lo de este fin de semana ha sido un hecho con precedentes, del cual ambos pilotos se defendieron en rueda de prensa pero que ya ha ocurrido y tiene sus consecuencias correspondientes. Porque en realidad nada es lo que parece, cualquier persona puede cometer errores, pero siempre con conciencia. En resumen, un día triste para el deporte, el motociclismo, y, sobre todo, para Valentino Rossi.

Redactado por Marco García (@marco99garcia)